Publicado el

¿Y en otras ciudades?… Soluciones para mejorar la movilidad en Buenos Aires

Buenos-Aires-airBuenos Aires, como toda gran metrópoli, tiene la necesidad de mejorar su tránsito. Dicha ciudad de por sí cuenta con un sistema ferroviario urbano y suburbano en cuyos trenes se cuenta con un vagón para ciclistas, además de una red –algo limitada- de tren subterráneo. Nuestros amigos del diario Clarín consultaron a especialistas que brindan ciertas claves para enfrentar el incremento de tránsito vehicular, de manera que esto afecte de manera positiva la calidad de vida y la seguridad vial.

  • Lo central: invertir en el transporte público: De lunes a viernes la ciudad se convierte en un campo de batalla. Ingresan a la ciudad más de un millón de vehículos (entre autos, camiones y combis). A eso se suman los 250,000 que ya circulan en la capital, casi 10,000 colectivos (autobuses) y más de 30,000 taxis. Todos luchan por su espacio y hacen de la movilidad un concepto bastardeado. Desalentar el uso del vehículo y mejorar el transporte público son dos medidas que van de la mano. Para reducir la cantidad de autos que entran a la ciudad, los especialistas proponen diferentes soluciones. “La lucha contra el uso desmesurado del auto está aceptada en todos los ámbitos académicos, pero no en los políticos. Si el auto sigue siendo la vaca sagrada de las ciudades capitalistas no hay solución para el tránsito”, opina Martín Marcos, profesor de la Facultad de Arquitectura de la UBA. En el transporte, la clave es la inversión, especialmente en el transporte subterráneo y trenes. Hay que fortalecer la calidad y capacidad del sistema de transporte público para que funcione como alternativa al uso del auto.
  • Reorganizar las actividades económicas: Se debe incentivar a las empresas privadas y a los organismos públicos para que se alejen del centro. “Eso redunda –automáticamente- en menor necesidad de movilidad”, explica Roberto Agosta, profesor de la Facultad de Ingeniería de la UBA. “La provincia de Buenos Aires podría incentivar a las empresas reduciendo impuestos: 50% en los primeros cinco años y 25% en los otros cinco años. De esa manera, las empresas se ahorrarían un 30 % en alquileres de oficinas”, asegura Ernesto Arriaga, vocero de Vialidad Nacional. Ese fenómeno se vino dando tímidamente tras la crisis de 2001 por el encarecimiento de los alquileres en la Capital Federal, y por el surgimiento de urbanizaciones como Pilar (población ubicada en la Provincia de Buenos Aires).
  • Más peatonales y bicisendas: Avanzar con la peatonalización y las bicisendas son ideas que ayudarían a descongestionar el centro, y además producen un efecto directo sobre el medio ambiente. La gestión de Mauricio Macri (Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires) ya avanzó en ese sentido a través del programa “Prioridad Peatón”, y planea implementar un circuito de bicisendas de 70 kilómetros de largo, combinado con un sistema de alquiler, conocido como bicing. Alfredo Garay, titular de la cátedra de Planeamiento Urbano de la UBA, propone además, calles exclusivas para bicicletas y un circuito para motos en el microcentro. Incrementar la superficie del espacio público destinada al peatón significa, según el Pacto de la Movilidad de 2004, darle mayor calidad (en términos de accesibilidad y seguridad) a los desplazamientos a pie, crear áreas de peatones, eliminar barreras físicas, proteger las veredas (banquetas) del resto del tráfico mediante elementos arquitectónicos, ampliar la capacidad útil de las veredas definiendo un ancho mínimo sin obstáculos, considerar -en la medida de lo posible- áreas verdes en los recorridos, y privilegiar al peatón sobre los ciclos de semáforos de las calles.
  • BuenosAires

  • Un ente único de tránsito: Todos los especialistas dicen que hay que coordinar las tres jurisdicciones (Nación, Ciudad y Provincia) para trabajar soluciones a largo plazo. Hoy por ejemplo, para cambiar el recorrido de un colectivo en la Ciudad, el Gobierno porteño debe pedirle permiso al Nacional. El Secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, ya tuvo conversaciones con el jefe de Gabinete Local, Horacio Rodríguez Larreta. La provincia, por ahora, no muestra demasiado interés. “No es un tema esencial para ellos”, dijo una fuente oficial que no es del gobierno de Macri. Atado a ese proyecto, es fundamental implementar el boleto único, el SUBE (Sistema Unico de Boleto Electrónico), prometido para 2010.
  • Ampliar la red de subterráneos: “Hay que construir una red más densa e interconectada, priorizando los corredores de alta densidad como San Telmo y las avenidas Córdoba y Las Heras”, dice Agosta, un especialista en el tema. En ese sentido, todos coinciden en la importancia de terminar la línea H, que uniría todas las líneas a la altura de la Avenida Pueyrredón. También hay enorme consenso sobre el perjuicio que genera la extensión de las líneas actuales. Un dato: Buenos Aires tiene poco más de 50 km de subte. Santiago de Chile planea alcanzar los 104 km en 2010. Macri, en su campaña, prometió añadir 40 km a la red, pero ahora las obras avanzan con enorme lentitud por falta de fondos. Por los costos del subte, muchos ven con buenos ojos el bus rápido (BRT), utilizado con bastante éxito en otras ciudades latinoamericanas.
  • Publicado en Clarin.com el 13 de septiembre de 2009.

    Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s