Publicado el

Compartiendo el auto

De entre los hábitos de manejo, o que es lo mismo decir, dentro de lo que es la cultura vial, lo que menos tenemos a nivel general es la costumbre de compartir el carro con gente conocida para transportarnos a nuestro trabajo o a lugares cercanos al mismo.

Lo que sí es una costumbre establecida por lo menos en gran parte, es “la llevada”, es decir, padres de familia, usualmente mamás, que se ponen de acuerdo para turnarse el transporte de hijos en edad escolar. A falta de un sistema integral de transporte en autobuses escolares, entran en acción las camionetas familiares de todo tipo y tamaño.

carpool_sign_5002En otros países, Estados Unidos en particular, desde hace décadas se acostumbra el “commuting”, es decir, el vivir en los suburbios y transportarse diariamente en auto por carretera hasta los lugares de trabajo, que pueden estar a gran distancia, hasta de 1 hora y media, o más, dependiendo del tráfico, que dicho sea de paso, es pesado en esos momentos por ser hora pico. Igual sucede al regresar a casa.

“Car pooling”, en Estados Unidos, significa llevar pasajeros adicionales en su propio auto. Hay carriles especiales para los que usan este sistema donde tienen mayor fluidez de circulación y de paso en las casetas de cobro. El sistema funciona siempre y cuando se acople a ciertas disciplinas, sobre todo en lo que se refiere a los horarios en que cada uno tiene que comprometerse en cumplir.

Casi nadie es profeta en su tierra, pero me atrevería a decir que en su momento, en México, vamos a tener que implementar esta costumbre vial, que trae consigo beneficios para todos los integrantes. Lo que pasa es que nunca hemos tenido la necesidad ni la urgencia de hacerlo y las autoridades viales no conceden ningún tipo de incentivos para quienes la practicaran. No hay estímulo ni cultura para el “carpooling”.

  • Economía en combustible y en deterioro del auto propio, pues al turnarse el vehículo, el kilometraje anual recorrido por cada auto individual es menor. El gasto en gasolina se comparte.
  • Se cuenta con un conductor a quien no se le paga sueldo.
  • Se usan vehículos personales, supuestamente en buen estado.
  • Sustituye a un servicio de transporte público deficiente y tardado.
  • Protege al medio ambiente, al haber circulando un menor número de vehículos en las vías, calles y/o autopistas, la contaminación es menor.
  • Reduce la frecuencia del stress del manejo. La fatiga es factor de riesgo.
  • Reduce la necesidad de cajones de estacionamiento y el costo de los mimos.
  • Las horas pico son menos severas.
  • Reduce congestionamientos.
  • Tiene un bajo costo por kilómetro/pasajero, pues de todas maneras el espacio va vacío cuando viaja solo.
  • Disminuye el costo de la gasolina para los participantes.
  • Proporciona transporte para el que no sabe manejar.

Referencia: Sánchez, Rodolfo. Comparitendo el auto. Periódico Reforma, 5 de julio del 2008. México D.F. México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s